NOVEDADES INSTANTANEAS

NUESTRO CORREO ajuri@unse.edu.ar

sábado, 1 de abril de 2017

ARTICULO DEDICADO AL ALFABETO ARABE- ACLARACION SE TRATA DE UNA RECOPILACION DE DISTINTOS ARTICULOS REFERIDO AL TEMA DE NINGUNA MANERA ES PROPIEDAD INTELECTUAL DE QUIEN ADMINISTRA EL BLOG

Alfabeto árabe


El alfabeto árabe, también conocido como «alifato» en español (de alif, su primera letra),1 es la escritura usada en muchas lenguas de Asia y África, tales como el árabe, el persa y el urdu. Es el segundo alfabeto más extendido a nivel mundial, sólo detrás del alfabeto latino.2El alifato tiene características similares al alfabeto hebreo, en este sentido es un abyad. Esto se refiere al hecho de que las vocales cortas no se transcriben en la mayoría de libros y publicaciones, sino que han de deducirse del contexto. Esta situación se ve aliviada con el hecho de que las lenguas semíticas ponen la mayor parte de su significado en consonantes y vocales largas, que sí son transcritas.

La escritura árabe actual data del siglo IV y recibe el nombre de nasji para diferenciarla de la primitiva escritura más redondeada llamada cúfica, de Kufa.La escritura árabe es una escritura ligada y cursiva, más que una sucesión de caracteres individuales. Además de otras consecuencias, esto implica que la forma de la letra está influida por la posición que ocupa en la palabra. Se escribe de derecha a izquierda; no tiene mayúsculas y no se permite la división de la palabra a final de renglón; en cambio, es posible alargar los trazos de unión entre letras tanto como se quiera, a fin de que el texto quede alineado. Las consonantes dobles se indican con un tashdid, (un símbolo parecido a la 'w') sobre la letra en cuestión.El Corán está escrito usando el alfabeto árabe. Además del árabe, hay varias lenguas que usan este mismo alfabeto, entre las cuales se incluyen el urdu y el persa; el turco se escribía con alifato hasta las reformas de Kemal Atatürk. Cuando los moriscos pasaron a hablar español en vez de árabe, escribieron obras, principalmente religiosas, en español escrito con caracteres arábigos (lo que se conoce como aljamiado).

La caligrafía árabe se considera un arte por derecho propio. Dado que el islam sunní prohíbe la representación de figuras animadas, la arquitectura islámica (mezquitas y palacios) suele usar versículos del Corán delicadamente escritos. Un ejemplo es el palacio de la Alhambra de Granada.

El alfabeto árabe puede remontarse al alfabeto nabateo usado para escribir el dialecto nabateo del arameo.

Lectura

El alfabeto agrupa las letras por similitud gráfica. Muchos grafemas tienen un mismo trazo básico y se distinguen entre sí gracias a unos puntos situados encima o debajo del trazo. Estos puntos se incorporaron en la época de la expansión islámica: hasta entonces, la escritura se utilizaba poco y frecuentemente como una especie de taquigrafía de uso personal para elaborar registros, contratos, albaranes, etc. Las necesidades ligadas a la administración del nuevo Estado islámico, así como a la correcta transmisión del Corán hicieron necesario el perfeccionamiento del sistema de escritura. Las letras representan consonantes. En caso de necesidad pueden utilizarse unos signos diacríticos adicionales para representar las vocales breves. Dichos signos se usan sobre todo en textos didácticos y en escritos cuya correcta vocalización se considera especialmente importante, como el Corán. De hecho, se inventaron precisamente para asegurar la correcta transmisión del libro sagrado, sobre todo entre musulmanes no árabes.

En caso de que no se utilicen los diacríticos vocálicos, que es el caso en la mayoría de los textos, para una correcta lectura el lector debe conocer la palabra o bien deducir su vocalización por su morfología y por el contexto. Esta es una característica común a todas las escrituras alfabéticas semíticas. Ejemplos: La palabra KTB (كتب) puede leerse kataba (él escribió), kutiba (fue escrito) o kutub (libros). Será el contexto el que dé las pistas para la correcta lectura. La palabra 'STKTB (استكتب) sólo puede leerse istaktaba (él pidió a alguien que escribiera), porque es la única vocalización posible de acuerdo con las reglas de la morfología para palabras con la forma 'ST123 (donde los números indican las tres consonantes de la raíz de la palabra, en este caso KTB, "escribir"). Las vocales largas pueden deducirse de la presencia de las semiconsonantes ي (Y) y و (W), que por lo general aparecen unidas a las vocales breves i y u para dar las correspondientes largas, y por el signo álif ( ا ), que tiene la misma función con la vocal a.Salvo contadísimas excepciones, a cada grafema corresponde un fonema, esto es, no existen letras mudas ni letras que en determinadas posiciones, o unidas a otras, tengan un valor distinto al que les corresponde en principio.En los árabes hablados algunas letras tienen varios valores diferente al que tienen en árabe clásico. Muchas veces, estas particularidades locales de pronunciación se mantienen cuando el hablante intenta utilizar el árabe estándar, por lo que se indican en el apartado de descripción de las letras. Pero conviene aclarar que el árabe estándar tiene una pronunciación estándar, que es la que se enseña en las escuelas y que se considera universalmente como "la mejor". Así pues, a pesar de que muchos egipcios pronunciarán "ʔalbek" en lugar de "qalbuk" cuando hablan en su casa, cualquier locutor árabe de televisión, ya sea egipcio o de otro país, pronunciará siempre la letra qaf como una oclusiva uvular.

Referencias

1. ↑ Real Academia Española (ed.): «Diccionario de la lengua española, 22 ed.». Consultado el 02-11-2008.

2. ↑ Enclopaedia Britannica online (ed.): «Arabic Alphabet». Consultado el 23-11-2007.

3. ↑ a b c d e Corriente, Federico (1980). «Lección 3.ª: Grafonomía». Gramática árabe. Madrid: Instituto hispano-árabe de cultura. Ministerio de Cultura. pp. 41-51. ISBN 84-7472-017-6.